Si aprendes a obedecer, aprenderás a mandar

Hebreos 5:7 al 9

Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen.

Hoy, aprender obedecer sigue siendo la clave determinante, para poder triunfar en la vida. Muchos no sabemos las graves consecuencias que nos traerá ser desobedientes, el que desobedece acarrea fracaso.

Y este camino no es para los desobedientes. Este camino de salvación, es solo para los que obedecen…si uno quiere ser salvó, debe obedecer al evangelio dado por Dios, predicado por hombres.